August 5, 2018

August 5, 2018

Please reload

Entradas recientes

Desde dónde ABRAZAS a tus hijos

August 5, 2018

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Decálogo para padres separados

August 7, 2017

Solo en el año 2013 se produjeron en España 95.427 divorcios y 4.900 separaciones  según el INE, lo que convierte este hecho en una realidad social que sumerge a muchas familias en un doloroso duelo en el que los niños son siempre los más vulnerables e inocentes. Esto no significa que por evitarles la experiencia, tengamos que hacer aquello de ‘no me separo por mis hijos!’ porque, aunque esta decisión es muy personal, tampoco les hacemos ningún favor brindándoles un referente de NO relación o de relación dolorosa y difícil.

 

‘Cada adversidad lleva consigo la semilla de un beneficio

equivalente o mayor a dicha adversidad’

Napoleón Hill

 

Cuando atravesamos un duelo de estas características, estar psico emocionalmente presentes para nuestros hijos durante el proceso, es difícil ya que todo lo que experimentamos, en la mayoría de los casos, nos resulta desgarrador. Esto, junto a las consecuencias habituales del divorcio, nos conducirá a un estrés emocional que se trasladará inevitablemente a nuestros hijos. Estos en función a su edad, personalidad y las circunstancias que hayan caracterizado la ruptura, lo expresarán de una manera u otra y lejos de asustarnos o preocuparnos, deberíamos centrarnos en abordar los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de facilitar y sostener el proceso de nuestros hijos.

 

Para facilitar que los más pequeños, vivan esta experiencia desde la serenidad y sin resultar injustamente heridos, hay una serie de aspectos que desde mi punto de vista, no debemos olvidar si damos el paso de separarnos y tenemos hijos en común:

 

1. No es posible separarse como padres. Esta idea es importante trasladarla tal cual a los hijos. Nos separamos como pareja, no como padres.

 

La persona de la que te separas formará para siempre parte de tu vida. Tenéis un hijo en común y esto os convierte en familia. Ese niñ@ es fruto y responsabilidad de ambos por igual lo ideal es mantener el respeto y la comunicación para poder seguir tomando decisiones conjuntas referentes a su educación y crecimiento.

 

También es cierto que lo ideal no siempre es posible. Si esta es la situación, céntrate en gestionar muy bien de tu 50% para balancear la situación y que tu hijo salga lo menos herido posible.  

 

2. Hablar bien del otro a nuestros hijos. Esta afirmación es muy correcta pero no se trata únicamente de hablar bien o mal del otro a nuestros hijos, se trata de expresar coherencia. Si tu le hablas bien de tu ex pareja a tus pequeños y cuando quedas con tus amigas te desahogas y la pones ‘verde’, hay una clara incoherencia que vuestros hijos van a captar en algún momento y a la que van a reaccionar.

 

La ruptura siempre es cosa de dos, antes de este hecho suelen haber habido crisis y síntomas de que la relación no acababa de fluir. Es importante analizar y explorar nuestras fortalezas y debilidades durante la relación, qué hemos hecho, qué no volveríamos hacer, etc, siempre con la intención de poder cerrar nuestro duelo de manera positiva. No contamines a tu hijo con tu dolor, él es inocente.  Te corresponde a ti como adulto transitarlo y transformarlo en aprendizaje y cuanto antes lo hagas mejor para todos.

 

Vuestro hij@, internamente siempre va a querer a su padre y a su madre por igual. Lo herís desde el momento en el que le priváis de poder amar incondicionalmente al otro, mirándolo desde el juicio, el enfado, el desprecio, el reproche, la exigencia o la incomprensión. Estos aspectos deberían durar en vosotros lo menos posible.

 

Una expresión contundente que uso con los padres separados que llegan a consulta cargados de ira contra su ex es: cada vez que insultas a tu ex, insultas a vuestro hijo, y este lo escuche o no, resiente esta agresión en su interior y la manifestará en forma de enfado, tristeza, rebeldía u otros'.

 

3. La verdad por delante, pero sin detalles. ¿Mamá, por qué os habéis separado? Esta pregunta es muy común y nos puede pillar por sorpresa sin saber qué decir. Es importante tener prevista la respuesta, expresando lo que ocurre de manera positiva, sin entrar en detalles y cuidando cómo nos expresamos.

 

A continuación te pongo algunos ejemplos de expresiones poco acertadas que he ido encontrándome en consulta, fruto de la impotencia y el dolor.  Te ofrezco una alternativa general que espero que te resulte útil:

 

Expresiones NADA acertadas:

 

'Tu madre ya no me quiere' -

'Tu madre y yo nos hemos separado porque tu madre prefiere a su nuevo novio',

'Tu madre me engañó, es una mentirosa, yo en cambio siempre digo la verdad',

'El novio de mamá nos robó a mamá, es un roba-madres',

'tu padre es un borracho y no podemos vivir con él',