August 5, 2018

August 5, 2018

Please reload

Entradas recientes

Desde dónde ABRAZAS a tus hijos

August 5, 2018

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Desde dónde ABRAZAS a tus hijos

August 5, 2018

Muchas veces abrazamos a nuestros hijos desde la culpa,

por haber tenido que pasar todo el día fuera y no haber estado presentes para ellos, responsabilizándonos de un posible sentimiento de abandono.

 

Otras desde el vacío sentido durante un duelo o una crisis de pareja.

 

También lo hacemos desde el dolor de no haber recibido esos anhelados abrazos cuando eramos niños. 

 

Todos hemos abrazado en algún momento, desde un estado como este,

e inmediatamente después, nos hemos sentido mejor, más serenos.

 

¿Para quién era pues ese abrazo, para ti o para tu hij@?

 

Es importante aprender a abrazar desde estados emocionales de ABUNDANCIA 

(desde el amor incondicional, desde la alegría!), 

si no, es posible confundir a nuestros hij@s respecto dinámicas afectivas saludables.

 

Cuando abrazamos desde la CARENCIA,

buscamos, a través de nuestro hij@

serenidad interior,

 

y el pequeño lo entiende como: 

'mamá/papá me necesita,

necesita que yo llene su vacío'. 

 

Durante la infancia adquirimos,

en ocasiones de formas tan implícitas como estas,

compromisos emocionales con los padres,

que pueden ser muy limitantes en la edad adulta,

ya que desde estas dinámicas, 

acabamos sintiéndonos completamente responsables

de SU bienestar emocional.

 

Frases como:

 

'mis hijos son TODO para mi',

'son mi fuerza para vivir',

'sin ellos para mi nada tendría sentido', 

 

son mas que habituales y están aceptadas socialmente,

pero cargan a los pequeños con una gran responsabilidad: 

 

la responsabilidad del bienestar emocional de sus padres, 

siendo aún demasiado inmaduros como para comprender su alcance,

incorporándolo en su aprendizaje como algo natural.

 

¿Qué pasa luego si los padres no consiguen

sentirse emocionalmente completos y satisfechos?

 

Pues que tenemos hij@s que cargan con una gran frustración personal

desde la cual pueden llegar a desvalorizarse con dureza.

 

El pequeño necesita NUTRIRSE de AMOR,

NO DAR AMOR.

 

Esto significa que ¿no tiene que expresarnos afecto?

NO, por supuesto que no.

 

Pero es ESENCIAL que integre el aprendizaje del

'RECIBIR y TOMAR' INCONDICIONAL,

para más adelante - en la edad adulta - poder aprender a DAR,

desde el equilibrio: 

 

comprendiendo que el también merece recibir,

sabiendo poner la atención tanto en los demás como en sí mismo.

 

Cada vez que abraces a tu hij@, revísate unos segundos antes.

No le pidas besos o abrazos.

Atiende antes tus vacíos y al niño interior que hay en tí.

 

Antes de abrazarlo:

Conecta antes con un recuerdo maravilloso donde sientas palpitar tu corazón.

Conecta con la alegría del momento,

con la gratitud del instante que compartes con él.  

 

Abrazando desde aquí, 

nutres a tu pequeño del INCONDICIONAL 

el tipo de amor que necesita para ser un niñ@ y futuro adulto, 

emocionalmente libre y saludable.

 

 

Autor: Rebeca Pabón. www.rebecapabon.es

 

Autor del libro:

'Educación emocional para padres,

nuestra naturaleza inconsciente'.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square